• Lumbalgia Aguda, Qué Hacer? Los 3 Principios Básicos

    Lumbalgia Aguda, Qué Hacer? Los 3 Principios Básicos

    Todos los día vienen personas a la clínica con un ataque de lumbalgia aguda, y siempre cuentan lo mismo…

    “Estaba tan normal y de repente me agaché y zás! o ayer estaba fenomenal y hoy me he levantado que no me puedo ni mover! o estuve haciendo esto o lo otro como cualquier día, luego me he sentado un rato y cuando me he intentado volver a poner de pie, imposible!!”

    Todos los días del año oímos esta misma historia con la lumbalgia aguda. La gente cree que para que se desencadene un episodio de lumbalgia aguda, tenemos que hacer un verdadero sobre esfuerzo, levantar mucho peso o tener un accidente… pero nada más lejos de la realidad.

    ¿Cómo me ha podido pasar esto a mi si no he hecho nada??

    Y es que la lumbalgia aguda, como casi todos los problemas mecánicos que padecemos, son problemas acumulativos. A veces el cuerpo no avisa mientras que muchas otras nos avisa y no le escuchamos.

    Sea como fuere hay 3 principios fundamentales para que una lumbalgia aguda, no se convierta en un problema crónico que nos cambie la vida. Por mucho dolor que tengas ahora mismo, tengo buenas noticias, la gran mayoría de las lumbalgias agudas, si se tratan a tiempo, y con el tratamiento adecuado, se resuelven sin consecuencia.

    Eso sí, en estos casos el tiempo es oro. Te recomiendo encarecidamente que pongas en práctica Los 3 Mandamientos del manejo de la lumbalgia aguda.

     

    1. Movimiento

    Tienes que moverte. Aunque al principio te cueste trabajo. Aunque sea difícil, incomodo o incluso muy doloroso. En cuanto el dolor te lo permita MUÉVETE!!

    El movimiento te ayudará a disminuir la inflamación, a mejorar el riego sanguíneo, a disminuir la rigidez y a modular la respuesta del sistema nervioso al dolor (disminuye el dolor que sientes).

    Gracias a los estudios científicos y la experiencia clínica se sabe desde hace muchos años que el reposo que tradicionalmente prescriben los médicos a las personas con lumbalgia, no sólo no ayuda sino que dificulta la recuperación y aumenta el riesgo de que la lumbalgia aguda se convierta en crónica. Por lo tanto, para facilitar la recuperación es necesario que te muevas con frecuencia desde las primeras horas después de un episodio agudo de lumbalgia. Con cuidado y poco a poco para que los músculos de la espalda se vayan soltando. Sin forzar pero sin miedo. Tu instinto te lleva a sobre proteger tu espalda pero es fundamental que alternes momentos de actividad y de reposo. No necesitas hacer una marcha de dos horas sino interrumpir el reposo con paseos cortos pero frecuentes.

     

    2. Estiramientos

    La segunda de las claves para superar una lumbalgia aguda son los estiramientos. Teniendo en cuenta que una parte muy importante del dolor que padeces es consecuencia del espasmo muscular asociado a la lumbalgia aguda. Los estiramientos adecuados realizados desde el primer momento te ayudarán a disminuir y calmar dicho espasmo muscular favoreciendo una mejor recuperación.

    Comienza con estiramientos suaves, sostenidos y sin forzar. Repítelos varias veces al día (mañana, tarde y noche). Cuando hagas los ejercicios debes notar que te tira en la zona lumbar. Continúa estirando incluso si notas cierta molestia pero no si el dolor se agrava.

     

    3. Aplicar frío y calor

    Hay mucha controversia respecto a si debemos usar frío o calor con una lumbalgia aguda. Tienes que tener en cuenta que ambos pueden ayudarte pero es necesario que sepas en qué momento debes aplicar cada uno.

    El frío es un potente antiinflamatorio por lo que tienes que aplicarlo en los instantes iniciales de una lumbalgia aguda, cuando el dolor es más intenso. El calor en cambio, es un relajante muscular natural, y te ayudará a reducir el espasmo muscular asociado a la lumbalgia aguda. Lo ideal es esperar 24-48 horas antes de aplicar calor.

    Esto es lo que recomienda la evidencia científica, pero como muchas otras cosas en la vida, al final es también un tema de preferencia personal, y si el calor te hace sentir bien y te ayuda a relajarte no pasa nada por aplicar calor desde el primer momento en una lumbalgia aguda.

     

    En resumen, ante un episodio de lumbalgia aguda, intenta estar activo, realiza estiramientos y aprovecha los beneficios del frío y el calor para una mejor y más pronta recuperación.

     

    Si quieres más información y recomendaciones sobre cómo aliviar la lumbalgia aguda para ti o para alguien que te importa. Tenemos una guía gratuita para ayudarte a mantanerte activ@ y sin lumbalgia – simplemente visita nuestra página web para solicitar tu copia gratuita al instante: www.fitmadrid/lumbalgia

     

    O pulsa el siguiente enlace

     

     

     

    Leave a reply →

Leave a reply

Cancel reply